humor (1094)
    Chistes (398)
    Bromas (29)
    Parodias (203)
    Piropos (67)
    Fabulas (44)
    Citas y Frases (42)
    Sexuales (66)
    Hechos Reales (185)
    Asi soy yo.... (60)
   terror (2721)
    Pesadillas (256)
    Hechos reales (726)
    vampiros (599)
    Terror General (786)
    Espiritismo (125)
    Asesinos en serie (160)
    Teorias (69)
   fantasia (2151)
    Fantasia General (542)
    Romantica (770)
    Epica (233)
    Rol (182)
    Poesia (424)
   pruebas (0)
   criticas (885)
    Deportivas (37)
    Criticas de Cine (145)
    TV y Famosos (77)
    Literatura (49)
    Musica (76)
    Juegos (27)
    Duras (222)
    Generales (252)
   ficcion (1047)
    Ciencia Ficción (194)
    Futuristas (102)
    Snuff (67)
    Ovnis (27)
    Narrativa Libre (661)
 
 Top 5
    Grainstain.:Capítulo ..
    una aventura, la más ..
    La Feria del Diablo
    Martín,el chico más g..
    S. c.A.T. 2
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  ficcion > Ciencia FicciónVigilancia preventiva

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 10 de Febrero del 2010

Desde entonces este relato ha sido leido 3,169 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 55 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: ficcion > Ciencia Ficción
  Titulo:

Estaban desde las tres de la madrugada embutidos en el coche patrulla cuando la puerta acristalada correspondiente al número nueve de la calle Delibes se abrió. Diego, con los ojos amusgados, observó a la señora Olga en el umbral de la puerta y propinó un codazo a su compañero para sacarlo de su duermevela.
–¡Cuidado hombre! –Protestó Labranza, abriendo los ojos enrojecidos por el sueño.
–¡Nuestra princesa! ¡A por ella! –Ordenó tajantemente Diego, saliendo del coche y estirando las piernas para desentumecerlas.
Empezaba a despuntar el día y el sol bajo deslumbraba a los dos agentes que, enfundados en sus trajes policiales, seguían a corta distancia a la pequeña y enjuta anciana de pelo blanco.
La vetusta mujer se detuvo y dándose la vuelta regaló a los agentes una sonrisa arrugada y cordial.
–Buenos días jóvenes. Parecen cansados. Deberían dormir más –opinó la anciana, emprendiendo de nuevo la marcha.
Ambos agentes se miraron a un tiempo y compusieron gestos de fastidio.
–Que se lo diga al juez –farfulló Labranza.
–Un año vigilándola, ¿quién nos lo iba a decir? –agregó Diego.
La anciana entró en la panadería y los agentes se quedaron afuera, a la espera, bajo el cartel de una espiga dorada con las argayas bien perfiladas.
–¡Olga! ¡Buenos días mujer! Te siguen vigilando, ¿eh? –indicó la dependienta, guiñándole un ojo.
–¡Qué cruz Virgen Santa! Pero no seré yo quien ponga en entredicho lo que manda el señor juez; un señor que tanto ha estudiado y que tanto sabe…¡No!
–Olguita, Olguita…tú pórtate bien y verás como pronto el señor juez te perdona.
–Ojalá cariño ¡Qué yo no hice nada! –exclamó la anciana, alzando la vista en busca de misericordia–. Niñita –agregó confidencialmente–, ponme una barra de cuarto y dos cruasanes para los agentes.
Los policías contemplaban, a través del impoluto cristal del aparador de la panadería, la conversación entre la anciana y la dependienta.
–Ahí la tienes. Quema diez coches y nosotros pagamos el pato –arremetió Labranza.
–Y el juez no la mete en chirona por su edad avanzada, y, encima, la envía al psicólogo –apostilló Diego con sorna.
–A este paso, quienes van a tener que ir al loquero somos nosotros –sentenció Labranaza.
–¿Para qué demonios quemaría los coches la vieja? –inquirió Diego.
–¿No lo sabes todavía? ¡Quería compañía! –escupió Labranza.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios
 



Busca relatos


InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio



siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com

¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.