humor (1094)
    Chistes (398)
    Bromas (29)
    Parodias (203)
    Piropos (67)
    Fabulas (44)
    Citas y Frases (42)
    Sexuales (66)
    Hechos Reales (185)
    Asi soy yo.... (60)
   terror (2721)
    Pesadillas (256)
    Hechos reales (726)
    vampiros (599)
    Terror General (786)
    Espiritismo (125)
    Asesinos en serie (160)
    Teorias (69)
   fantasia (2151)
    Fantasia General (542)
    Romantica (770)
    Epica (233)
    Rol (182)
    Poesia (424)
   pruebas (0)
   criticas (885)
    Deportivas (37)
    Criticas de Cine (145)
    TV y Famosos (77)
    Literatura (49)
    Musica (76)
    Juegos (27)
    Duras (222)
    Generales (252)
   ficcion (1047)
    Ciencia Ficción (194)
    Futuristas (102)
    Snuff (67)
    Ovnis (27)
    Narrativa Libre (661)
 
 Top 5
    Grainstain.:Capítulo ..
    una aventura, la más ..
    La Feria del Diablo
    Martín,el chico más g..
    S. c.A.T. 2
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  terror > Asesinos en serieShirley Killer

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 05 de Junio del 2007

Desde entonces este relato ha sido leido 1,584 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 12 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: terror > Asesinos en serie
  Titulo:

Román recogió la cabeza empapada en sangre y visceras del suelo. La levantó a la altura de su cabeza y con una mirada hipnótica contempló la cara desfigurada. Le llamaba extrañamente la atención la forma de la boca, ahora con el labio partido y sin apenas dientes, ya que tenía unas arrugas de expresión en la comisura de los labios que le hacian una sonrisa constante. Normalmente Román elegía a sus víctimas por algun detalle que hacía que esa persona fuera especial, por lo menos a su parecer (la anterior víctima cometió el error de haberse tatuado en el brazo "odio el mundo que me ha creado" ; al verlo de pasada por la calle y nada más leerlo Román supo que sería él quien debía acabar con su desidia); pero ésta mujer había sido un encargo. No acostumbraba a aceptar este tipo de trabajos, pero la semana anterior la policia irrumpió en el motel dónde se alojaba y tuvo que poner pies en polvorosa sin tiempo para recoger dinero ó ropa. Un par de miles era todo lo que necesitaba para tirar durante un mes hasta que las cosas se calmaran. A primera vista le pareció que ésta cría apenas valía la cantidad que le habian pagado, pero mirándola detenidamente, y sujetando con las dos manos su cabeza había algo que llamaba poderosamente la curiosidad de Román. El olor que manaba haría palidecer hasta la muerte a cualquiera pero apenas llegaba a molestar a Román, ni siquiera los miembros amputados, o el tacto de la sangre por su cara conseguian ahuyentar la pasividad de su semblante, hasta que cayó en la cuenta de que la cabeza no tenía ojos, alguien se los había arrancado, pero estaba seguro de que él no había sido. Era una de las pocas cosas que él jamas haría. román no era del tipo de persona que dejaba al aire los detalles, pero quizá ésta vez se había confiado demasiado. Entró en la habitación sin hacer ruido e inmediatamente se tiró a rasgarle el cuello, sin apenas dejarle tiempo para darse cuenta de que llegaba su fin. Claro que con la poca luz que había la chica podía haber estado muerta cuando el llegó. Pero ¿Quien podia haberla matado? se preguntaba. Un jadeo le sacó de su ensoñación particular, un jadeo que se convirtió en un gemido. Román tiró la cabeza en el suelo y sacó apresuradamente el cuchillo de la chaqueta de pana, le molestaba la idea de tener que limpiarlo otra vez, pero aunque se había asegurado de que no había nadie más que la chica había cometido un error, mortal quizás, pensó. Miro enrededor blandiendo el cuchillo, pero seguía sin ver nada, el silencio sepulcral lejos de tranquilizarlo le hizo perder los nervios completamente. Por un segundo sintió en su nuca lo que los demás mortales conocian como miedo. Román no tuvo tiempo de reaccionar ya que ella pensó la estrategia de ataque a seguir durante toda la carniceria que había montado Román. Este tipo la habia interrumpido en el momento álgido de la caza y lo iba a pagar, con creces. Shirley se abalanzó sobre la espalda de Román y de dos cuchilladas certeras en pierna y hombro le dejó indefenso. Román, importente en el suelo contemplo la cara del demonio, vestido de cuero negro y con una cara salvaje y extraordinariamente sensual. Román pensó que sin duda sería una buena presa para él, pero el final no estaba escrito así. Tras taparle la boca,Shirley se sentó sobre el pecho de Román y empezó a cortar la carne dura y maloliente de la cara de la cara, hasta llegar a las cuencas de los ojos, dónde se tomaría su tiempo.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios
 



Busca relatos


InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio



siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com

¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.