humor (1094)
    Chistes (398)
    Bromas (29)
    Parodias (203)
    Piropos (67)
    Fabulas (44)
    Citas y Frases (42)
    Sexuales (66)
    Hechos Reales (185)
    Asi soy yo.... (60)
   terror (2721)
    Pesadillas (256)
    Hechos reales (726)
    vampiros (599)
    Terror General (786)
    Espiritismo (125)
    Asesinos en serie (160)
    Teorias (69)
   fantasia (2151)
    Fantasia General (542)
    Romantica (770)
    Epica (233)
    Rol (182)
    Poesia (424)
   pruebas (0)
   criticas (885)
    Deportivas (37)
    Criticas de Cine (145)
    TV y Famosos (77)
    Literatura (49)
    Musica (76)
    Juegos (27)
    Duras (222)
    Generales (252)
   ficcion (1047)
    Ciencia Ficción (194)
    Futuristas (102)
    Snuff (67)
    Ovnis (27)
    Narrativa Libre (661)
 
 Top 5
    Grainstain.:Capítulo ..
    una aventura, la más ..
    La Feria del Diablo
    Martín,el chico más g..
    S. c.A.T. 2
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  ficcion > Narrativa LibreSembrador de tentaciones

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 09 de Febrero del 2009

Desde entonces este relato ha sido leido 2,059 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 21 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: ficcion > Narrativa Libre
  Titulo:

Os contaré una historia sobre como un pobre desgraciado consigue que su vida sea más difícil todavía, y mucho más intensa que cualquier otra. Empezaré presentando a su protagonista: Fred Anderwood. Como todo hijo de vecino estudió primaria y secundaria en colegios cerca de casa. Cursó el instituto un poco más lejos y la universidad mucho más lejos de su palaciego hogar. Fred había llegado a convertirse en un reconocido interiorista y su vida era como la de cualquier otro ciudadano de clase media alta. Hasta que la conoció a ella. Me complace presentar a Jessica Jellywish, la estrella de cine, la actriz más boom de la actualidad. La novia de Fred. Por desgracia para el pobre chico Jess nunca está en casa y él no puede seguir su ritmo. Fredy es ese tipo de tíos que se enamoran poco pero mucho -me explicaré mejor- casi nunca, pero cuando pasa se convierte en el tipo más pastel del planeta, un enamorado de película que daría su alma por estar eternamente con su amada. Y así fue. Os pondré en situación, permitidme que os remonte a los hechos de hace un mes. Cuando mi querido colega Fred me llamó para contarme su particular locura. -Dani al habla, usted llama, usted paga -me encanta esa frase- ¿qué pasa Friedrich? son las dos de la madrugada de un jodido domingo. -¡Dani tío! no vas a creer lo que acaba de sucederme. Ha sido todo tan... Dios, no, ¡mierda! -Eh, eh, cálmate Fred joder. Cuéntame que ha pasado. ¿Es algo grave? ¿estás bien? -Eh sí, no, bueno, oh... ¡joder! ¡Dani he vendido mi alma al diablo! -¿Qué? Espero por tu bien que no hayas hecho tratos con la mafia jodido cabrón. -Creo que es mucho peor. He vendido mi alma al diablo de verdad. -¿Estás hablando de forma... literal? ¿Al diablo? Me voy a dormir. -¡No! ¡espera! Estaba en casa, destrozado porque Jess me había llamado para decirme que se iba unas semanas para rodar no sé muy bien que mierda de una promo. La noté muy rara, y empecé a comerme el coco toda la noche. Hasta tal punto de desear que estuviera siempre conmigo, que nos quisiéramos toda la vida, ¿entiendes? -Y dijiste las palabras mágicas ¿no? -¡Sí! ¡Exacto! Vendería mi alma al diablo por pasar el resto de mi vida con ella, queriéndonos mutuamente todo el rato sin parar. -Cutre -Bueno tío, pues de pronto apareció un tipo muy moreno en mi casa, un tono de piel rojizo, vestido completamente de negro. -¿Un guachipango? -Dani maldita sea, son sudamericanos y no, joder. Me dijo que si realmente deseaba tal cosa que firmara en la casilla de propietario, del contrato de almas. -Necesitas un trago. No, varios, muchos. ¿Estás de coña? -Para nada capullo. Leí el jodido contrato, no te lo voy a detallar pero básicamente estaba escrito que mi deseo se cumpliría desde el momento en que firmara hasta que yo le fuera infiel a Jess. Si en algún momento resultaba serle infiel, mi alma sería propiedad del diablo. -¿Cómo coño quieres que me crea esa jodida patraña Fred? Espera, espera. ¡tú estás colocado cabronazo! -No imbécil, escúchame, cuando me pasó el bolígrafo... -¿Bic o Pilot? -Que te den Dani. Me pasó el bolígrafo y estaba ardiendo tío. Me quemaba los dedos mientras firmaba, y cinco minutos después de que se fuera llamo Jessy y me dijo que pasaba de la promo. -¿La promo por la que le iban a pagar un pastón por dos semanas en la playa? -Exacto, que pasaba de la promo y que solo quiere estar conmigo. Fred, esto no va de coña. Ella nunca hubiera renunciado a su trabajo. Cogerá el vuelo de mañana por la noche. Tenemos que vernos mañana, tú y yo. -Bueno, bien, vale. ¿A las ocho en el Spicy Spore? -Allí estaré. ¡Gracias tío! !Esto es demasiado bueno! Pero por desgracia te necesito para que evalúes los riesgos. Gracias Daniel. -Piérdete ya maldito capullo. -Tup. ... .... .... .... .... .... ¿Cómo pretendía que me lo tragase? Mi mejor colega había vendido su alma al diablo por pasar el resto de su vida con la encantadora Jessica Jellywish. Opción A: Mandarle a la mierda metiéndole todas sus tonterías por el... bien. Opción B: Creerme todo este absurdo e intentar ayudarle, porque la va a pifiar. Fred siempre la caga, no hay más. Si tiene la oportunidad de meter el pie en el barro, lo hace. Ha sido así desde siempre. Qué coño, divirtámonos un rato. Después de recapacitar tan profundamente sobre mi deber como amigo y compañero decidí acudir al Spicy Spore, lugar donde Fred y yo tomábamos café a menudo. Un sitio pequeño, muy acogedor, bien ubicado. Justo entre el estudio de Fredy y mi bufete. Llegué como de costumbre algunos minutos tarde. Vale confieso, veinte minutos tarde, pero solo porque Kathy se había puesto un poco -ya me entiendes- en la oficina. Kathy es mi secretaria, y qué secretaria. Uno de mis empleados dice que cada oficina debería llevar unas cuantas como ella de serie, apoyo la moción. ¿Freddy había pedido una tila? ¡Si necesita café para todo! Viendo esto realmente pensé que era cierto. Por el amor de dios... -bueno, no precisamente de Dios- Pero a pesar de su nerviosismo y su estado de hiperactividad jamás visto hasta la fecha, Fred estaba feliz, muy feliz. -Lo siento Fred, tenía muchos papeles sobre la mesa, casos que estudiar, ya sabes -Se me da realmente bien mentir, después de todo, es mi trabajo- -Tranquilo tío, yo he llegado hace nada. -Al pobre Fred se le daba de pena mentir, seguro que estaba ahí sentado desde las ocho menos diez mínimo- Bueno Dani, necesito que analices la situación desde un punto de vista objetivo. -Dispara -Qué locura...- -Si ese tipo era realmente el diablo, y firmé un contrato real con él, ¿por qué me eligió a mí? ¿Crees que caeré en la tentación? ¿Me considera el diablo un alma fácil de conseguir? -Por supuesto. -¿Qué? Dani tío, no me asustes joder. -Es lo que hay tío, ¿cuantas veces has intentado dejar de fumar? cientos, lo sé, pero nunca has podido evitar la tentación y has vuelto a por más. Cuando la tentación se te acerca demasiado caes irremediablemente sobre ella. Te atrapa con sus seductores lazos y tu te dejas abrazar como si fueras un osito de peluche. -Pero nunca he sido infiel- -Porque lo han sido contigo. No me jodas, tus dos ex te la jugaron, y me temo que Jess iba por el mismo camino. -No te atrevas a… -Fred, Fred, amigo mío, te pondré más ejemplos. ¿Qué pasa cuando vas de compras? La tentación de nuevo. ¿Y cuando tuviste que ponerte a dieta? Los tentadores dulces rozaban tu garganta día sí y día también. Suerte que conseguí convencerte para ir al gimnasio. -Visto de esa forma... -Freddy, si el 'diablo' te ha escogido es porque eres una presa fácil. Ahora te pondrá tentaciones diarias en bandeja de plata. Tan cerca que no podrás evitarlas. Y cuando eso ocurra Jess tendrá unos cuernos como un alce y tú los dos pies en el infierno. ¿Por qué coño me estaba tragando yo todo esto? Supongo que por el morbo de ver al desgraciado de Freddy hacer malabares con sus propias pelotas


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios
 



Busca relatos


InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio



siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com

¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.