humor (1094)
    Chistes (398)
    Bromas (29)
    Parodias (203)
    Piropos (67)
    Fabulas (44)
    Citas y Frases (42)
    Sexuales (66)
    Hechos Reales (185)
    Asi soy yo.... (60)
   terror (2721)
    Pesadillas (256)
    Hechos reales (726)
    vampiros (599)
    Terror General (786)
    Espiritismo (125)
    Asesinos en serie (160)
    Teorias (69)
   fantasia (2151)
    Fantasia General (542)
    Romantica (770)
    Epica (233)
    Rol (182)
    Poesia (424)
   pruebas (0)
   criticas (885)
    Deportivas (37)
    Criticas de Cine (145)
    TV y Famosos (77)
    Literatura (49)
    Musica (76)
    Juegos (27)
    Duras (222)
    Generales (252)
   ficcion (1047)
    Ciencia Ficción (194)
    Futuristas (102)
    Snuff (67)
    Ovnis (27)
    Narrativa Libre (661)
 
 Top 5
    Grainstain.:Capítulo ..
    A TRAVES DE LA VENTAN..
    La puerta al inframun..
    mi vida eterna
    PREMONICIONES
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  terror > vampirosProstituí a mi Mujer

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 28 de Enero del 2009

Desde entonces este relato ha sido leido 33,957 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 391 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: terror > vampiros
  Titulo:

Todo comenzó hace dos años, una noche en la cual me había juntado con varios amigos a cenar y a jugar al póker. Desde el comienzo del juego me fue mal hasta llegar a perder todo el dinero que tenía. Como bien saben, quien va perdiendo quiere seguir jugando para recuperar. Esa situación estaba viviendo yo, mano tras mano perdida, seguía apostando, hasta que por fin ya nada me quedaba por poner en la mesa. Mis amigos me decían que jugara una mano más, que apostara a todo o nada algo de valor, pensé que podía ser, la idea de recuperar y ganar en una sola mano me agradaba, si bien propuse equipo de audio, teléfono celular, cámara fotográfica y varios más electrónicos ninguno convencía, hasta que se me ocurrió algo que seguro aceptarían. Luego de pensarlo un rato en silencio mientras ellos esperaban otra propuesta, les dije: Bueno muchachos apuesto algo que seguro ninguno de ustedes va a negar, el que gana hace lo que quiere con el premio, todos se acomodoran en sus sillas dispuesto a escuchar cual era mi interesante apuesta. Les dije entonces, señores apuesto a mi esposa, una noche con ella para que hagan lo que quieran. Uno de mis amigos dijo Guauuuu, eso sí que es apostar, unos se miraban a otros, bueno les dije, "aceptan la apuesta".., de a uno fueron diciendo que sí, no podía ser de otra manera, mi esposa es muy bonita, tiene 28 años, un muy buen cuerpo, lindos pechos con unos pezones impresionantes, buena cola y le gusta coger. Se repartieron las cartas y cada uno observo con detenimiento su juego, a mi me habían tocado dos jack y las otras tres distintas, comenzamos con el descarte, me quede con los dos jacks y me entregaron las nuevas cartas las levante tapándolas con las que tenía en la mano, todos ya descartados observamos lentamente que nos había tocado, lentamente fui descubriendo mis cartas, atrás de los dos jacks había un siete, tras esta un rey y por último otro jack, no era de los mejores juegos, pero ya la apuesta estaba echa, éramos cinco personas, mi juego les ganó a tres, pero el cuarto tenía full, por lo cual me encontré, no sólo sin dinero, sino también habiendo entregado a mi esposa. Quedamos que el pago se concretaría la noche siguiente, me fui a mi casa pensando como se lo diría a mi esposa, no me animé a decírselo cuando llegué a mi casa, decidí que la mejor manera era decirle la verdad. Estaba seguro que entendería y aceptaría, les conté antes que le gusta mucho coger y de esta manera, ella iba a poder hacerlo con otro sin tener nada que ocultar y sin el miedo que yo pudiera descubrir que me estaba engañando. A la mañana siguiente, cuando estábamos desayunando, me preguntó cómo me había ido en la acostumbrada reunión que tenía con mis amigo los días viernes, le dije que muy mal, que había perdido todo el dinero y más, me preguntó intrigada que qué más había perdido, la miré y le dije que no se podía imaginar que más había perdido. Luego de tratar de adivinar, sin lograrlo, se dio por vencida, así que la miré y le dije “aposté una noche con vos y perdí”… me miró sorprendida y no atinó a decir nada, le conté que Mario había ganado y la apuesta era estar una noche con ella y hacerle todo lo que quisiera. Me dijo de todo, que estaba loco, que era un hijo de puta y muchas cosas más... Cuando le pedí por favor que aceptara la apuesta, había que pagarla, me miró con odio y me dijo "Ok, acepto, y me voy a dejar hacer lo que se le ocurra, pero vos vas a estar presente, quiero que veas cómo gozo cogiendo con tu amigo". Dicho esto se paró y se fue dando un portazo. Me quedé tranquilo por el hecho de que la apuesta iba a ser pagada, algo que era sagrado para nosotros, y por otro lado, debo admitir que gozaba ante la idea de ver cómo se la cogían. Durante todo el día, no me dirigió la palabra, y al llegar la noche, entró al baño a ducharse, cuando salió estaba hecha una Diosa. Se había puesto un vestido muy corto muy ajustado al cuerpo, sus labios y ojos pintados, estaba hecha toda una puta. A las 9 de la noche llegó mi amigo, fui a abrirle la puerta, lo encontré bastante nervioso, lo primero que me preguntó fue si estaba todo bien. Le dije que se quedara tranquilo, pero que considerara que había pedido que yo estuviera presente. Se sorprendió con el pedido, le aclaré que a mi no me importaba, y le confesé que me excitaba pensar en ver cómo se la cogía. Más tranquilo y contento entró, saludó a mi esposa como si nada pasara, pedimos unas pizzas para cenar. Luego de hacerlo y mientras tomábamos una copa y hablábamos de cualquier cosa, decidí que era el momento de pagar la apuesta. Los miré a los dos y les dije “nos reunimos hoy porque perdí en una partida de póker, miré a mi esposa y le pregunté si estaba lista para pagar mi apuesta. Dijo que sí, le pregunté a mi amigo y también asistió. Mi esposa fue la primera que se paró, se acercó a mi amigo y lo tomó de la mano, lo hizo parar, me tomó a mi de la mano y nos llevó al dormitorio. Lo hizo pasar primero a él y me miró diciéndome: ahora vas a ver lo puta que soy. Ella había puesto en los veladores unas lámparas totalizadas que iluminaban muy tenuemente la cama. El resto de la habitación estaba a oscuras, soltó mi mano y me dijo que me sentara en un silloncito que hay en un rincón. Así lo hice, mientras ella llevaba a mi amigo hasta la cama. Se desprendió el vestido y lo dejó caer frente a él, quedó sólo vestida con su tanguita; mi amigo no podía creer los hermosos pechos y sus carnosos pezones. Acto seguido le desprendió la camisa a él y se la sacó. Mientras le miraba a sus ojos, le desprendió el pantalón y se lo bajó junto a su slip. Mi amigo tenía el pene totalmente erecto, ella comenzó a masturbarlo mientras lo besaba, fue bajando con sus labios a medida que se iba agachando hasta llegar a arrodillarse y quedar su boca a la altura de su penes, comenzó a pasarle la lengua por la cabeza y muy suavemente a chuparla, yo sentado viendo eso me empecé a excitar, lo estaba haciendo muy bien, de a poco fue penetrándose por su boca, mi amigo la tomó de la nuca y comenzó a mover su pelvis cogiéndosela. Los movimientos cada vez eran más rápidos, cada vez más profundamente. En un momento él comenzó a gemir, no aguanté y comencé a masturbarme, él la tomó con las dos manos de la nuca y empujó su cabeza contra su pene hundiéndoselo todo en su boca. Con un largo suspiro le acabó, ella seguía chupando frenéticamente mientras el semen salía por el costado de su boca. Él le soltó la nuca y ella se paró con su lengua, se limpió el semen que tenía cerca de sus labios y se lo tragó mientras lo miraba. Acto seguido se abrazaron y juntos se acostaron, besándose apasionadamente. Mi amigo le dedicó un largo tiempo a mamarle los senos, ella gemía como una perra en celo y yo seguía masturbándome, sorprendido de lo puta que se mostraba. Él siguió con su lengua haciéndola gozar, le penetraba la vagina con ella y la hacía temblar de excitación. En un momento, mi esposa le empezó a pedir que se la pusiera, que no aguantaba más. Le decía que la hiciera mierda, y mi amigo no se hizo rogar, la penetró con furia haciéndola gritar. Comenzaron a moverse frenéticamente, yo no podía creer ver cómo mi amigo se cogía a mi esposa, y cómo ella lo estaba gozando sabiendo que yo estaba presente. Siempre que mantenemos relaciones, ella fantasea diciendo que es mi puta, y ahora comprobaba que era toda una puta y estaba haciendo realidad su fantasía, después de varios minutos y varios orgasmos por parte de ella. Mi amigo atinó a sacársela para acabarle fuera, al darse cuenta de que se la sacaba apretó su cuerpo con las piernas no permitiendo que lo hiciera, y le dije “acábame bien adentro, lléname de leche, házme sentir bien puta”. Mi amigo no lo dudó; mientas le chupaba y mordía el cuello le acabó logrando que ella tuviera un nuevo y extenso orgasmo y que yo también acabara. Quedaron totalmente relajados, se mantuvieron abrazados hasta que mi amigo se levantó, me miró sin decirme nada y salió de la habitación rumbo al cuarto de baño. Yo me acerqué a la cama, y le pregunté cómo se sentía, me dijo que muy bien, que lo había gozado mucho y que, viéndome cómo me masturbaba, estaba segura que yo también. Le afirmé que sí, que había sido muy excitante y que si le gustaba, podíamos seguir haciéndolo, me dijo que sí, que le gustaba sentirse una puta y que si yo quería, ella aceptaba prostituirse con quien yo quisiera. Se calentaba diciendo que cobraría por hacerlo, no tanto por el hecho del dinero, sino por sentirse como una sucia puta, sentirse humillada por vender su cuerpo por dinero. Siempre fue su fantasía y por un hecho fortuito podía concretarla. Me abrazó y me dijo al oído que era buen momento para comenzar a ganar dinero. La miré extrañado y le pregunté a qué se refería; me respondió que podía ir y “venderle” a mi amigo su culito. Me empujó para que fuera y no dudé un momento en hacerlo. Esperé a mi amigo junto a la puerta del cuarto de baño. Cuando salió lo llevé a la cocina, mientras le preparaba un café, él me contaba que no podía creer que hubiésemos hecho todo esto, le dije que a ella le había gustado y le pregunté si le gustaría cogerla por el culo. Claro que sí!!!, me dijo. Bueno, podés hacerlo pero esto ya está fuera de la apuesta, así que tendrías que pagar por penetrarla. Dijo que sí, que valía la pena pagar por ese culo, arreglamos el precio, que fue muy bueno. Mientras tomaba el café, volví al dormitorio y dándole el dinero a mi esposa, le dije que se preparara porque si pagaba, merecía un buen servicio. Ella me miró pícaramente y me dijo que tendría el mejor…, y lo tuvo, se lo puedo asegurar.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios
 



Busca relatos


InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio



siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com

¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.