humor (1094)
    Chistes (398)
    Bromas (29)
    Parodias (203)
    Piropos (67)
    Fabulas (44)
    Citas y Frases (42)
    Sexuales (66)
    Hechos Reales (185)
    Asi soy yo.... (60)
   terror (2721)
    Pesadillas (256)
    Hechos reales (726)
    vampiros (599)
    Terror General (786)
    Espiritismo (125)
    Asesinos en serie (160)
    Teorias (69)
   fantasia (2151)
    Fantasia General (542)
    Romantica (770)
    Epica (233)
    Rol (182)
    Poesia (424)
   pruebas (0)
   criticas (885)
    Deportivas (37)
    Criticas de Cine (145)
    TV y Famosos (77)
    Literatura (49)
    Musica (76)
    Juegos (27)
    Duras (222)
    Generales (252)
   ficcion (1047)
    Ciencia Ficción (194)
    Futuristas (102)
    Snuff (67)
    Ovnis (27)
    Narrativa Libre (661)
 
 Top 5
    Grainstain.:Capítulo ..
    una aventura, la más ..
    La Feria del Diablo
    Martín,el chico más g..
    S. c.A.T. 2
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  humor > ChistesMi dulce partida

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 05 de Noviembre del 2007

Desde entonces este relato ha sido leido 1,721 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 19 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: humor > Chistes
  Titulo:

Ahora te siento respirar, sólo el soplo de tu aliento sobre mi rostro. La pesadez me inunda y una presión sobre el pecho está acabando conmigo. No es tu cuerpo sobre el mío que ahora se siente como el peso de una ligera pluma. Sigo sintiendo tu respiración, la percibo pero no puedo ver nada, ni siento otra cosa que tu cabello derramado sobre mi pecho. Tu hermoso cabello negro. Las gotas de sudor caen lentamente sobre mí y te siento inhalar el impuro aire de la ciudad. Estoy muriendo, ya lo sé y no me importa porque acabas de ser mía. Estas sombras que se ciernen sobre mí no podrán tocarte no amor mío yo despejaré un hermoso camino para ti. Debí haberte hecho el amor una vez más, no me gustaría irme sin llevarme otro poco de ti. Susurras mi nombre, te escucho pero no puedo contestarte. Estoy recordando la primera vez que te ví y lo hermosa que te veías en aquel vestido de novia. Me importó muy poco que te estuvieras casando con mi mejor amigo, lo supe desde el momento en que divisé tus ojos ocultos tras ese infame velo. Cuando salté del altar y corrí hasta la mitad del pasillo pensaste que estaba demente ¿Recuerdas lo que te dije? Sí, aún te ríes cuando evocas esa reminiscencia. Te dije “ven conmigo por favor, él es un idiota”. Te tomé por la muñeca y te halé tan rápido como pude hasta la puerta de la capilla. Enseguida sentí los gritos de mi ex camarada a mis espaldas pero fuiste más rápida y detuviste un taxi, cosa que hoy en día no deja de sorprenderme. Cuando estuvimos dentro te quedaste pensando como ida. Creí que estabas arrepentida de lo que habíamos hecho y me odié por haberte arrastrado fuera de la iglesia. Sin pensarlo te miré por unos instantes, “si únicamente pudiera arrebatarte ese horrible manto de tu hermoso rostro” pensé. Como un autista, empujando por el amor o el deseo aún no lo sé, palpé la organza con una expresión de repulsión delineada en mi rostro y la aparté con delicadeza pero con decisión liberando tu hermoso rostro. Miré tus ojos aterrorizado, pero me perdí en una hermosa sonrisa que se materializó en tu cara. Me tomaste por la pechera y rozaste mis labios con suavidad. Sé que ese taxista nunca había tenido pasajeros tan interesantes como nosotros. Te tomé por la cintura y mi otra mano asió tu cuello desesperadamente. Mi tacto sintió la presión de tu sangre y tú sólo jadeabas entre mis manos. El taxista algo incómodo se aclaró la garganta de una manera ridículamente exagerada. Miró divertido el espejo retrovisor y preguntó “¿Adónde los llevo muchachos?”. “Dos calles más adelante por favor”, susurraste con las mejillas encendidas y respirando entrecortadamente. No me atreví a preguntarte adónde íbamos. No me importaba en ese momento, yo únicamente quería estar cerca de ti, como en estos precisos instantes. El taxi nos dejó en frente de un modesto edificio, que pasaba desapercibido ante los grandes complejos empresariales de aquella calle. Subimos a trompicones por las escaleras estando uno en los brazos del otro hasta el segundo piso. Cuando entramos en el departamento prácticamente te arranqué aquella horrible mortaja que pretendía proclamar la pureza de tu ser. Afuera comenzó a llover a cántaros. “Adoro la lluvia” susurraste mordiendo mi lóbulo derecho y desabotonando mi camisa tan rápido como te lo permitían esos nerviosos dedos. Ni siquiera sabía tu nombre, no me importaba, nos conocíamos desde hacía siglos me parecía a mí. Miré tu cuerpo desnudo y lancé mis gafas junto a toda nuestra ropa desperdigada por el salón. Esa noche te mentí, te dije que estaríamos juntos por siempre. Disculpa ese romanticismo absurdo cargado de clichés. Te hice mía incontables veces, casi tantas veces cómo las que me hiciste tuyo. Han pasado sólo dos años desde ese día y aún ardo en deseo por ti. Te amo mujer, te amo como nunca, aún en mi lecho de muerte te amo más que a la vida. Oigo mi nombre salir de tus labios, pero yo sólo veo oscuridad, si pudiera tan sólo llevarme una última mirada de tus ojos ¡Dios mío esa sería mi salvación! Siento algo cálido sobre mis mejillas, espero que no sean tus lágrimas. Me odio ahora más que nunca por causarte tal sufrimiento. Gritas mi nombre pero cada vez te escucho más distante como si cayera por un insondable precipicio. Tal vez mi corazón se está vaciando lentamente cada segundo. Te aferras a mi cuerpo, siento tu calor, tu olor me besas fieramente los labios como esperando retenerme con ello, pero mi dulce amor ni tu puedes retenerme ahora, ni siquiera tu hermoso rostro, tu delicioso cuerpo. No quiero ser salvado, ni protegido… déjame ir cariño.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios
 



Busca relatos


InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio



siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com

¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.