humor (1094)
    Chistes (398)
    Bromas (29)
    Parodias (203)
    Piropos (67)
    Fabulas (44)
    Citas y Frases (42)
    Sexuales (66)
    Hechos Reales (185)
    Asi soy yo.... (60)
   terror (2721)
    Pesadillas (256)
    Hechos reales (726)
    vampiros (599)
    Terror General (786)
    Espiritismo (125)
    Asesinos en serie (160)
    Teorias (69)
   fantasia (2151)
    Fantasia General (542)
    Romantica (770)
    Epica (233)
    Rol (182)
    Poesia (424)
   pruebas (0)
   criticas (885)
    Deportivas (37)
    Criticas de Cine (145)
    TV y Famosos (77)
    Literatura (49)
    Musica (76)
    Juegos (27)
    Duras (222)
    Generales (252)
   ficcion (1047)
    Ciencia Ficción (194)
    Futuristas (102)
    Snuff (67)
    Ovnis (27)
    Narrativa Libre (661)
 
 Top 5
    Grainstain.:Capítulo ..
    una aventura, la más ..
    La Feria del Diablo
    Martín,el chico más g..
    S. c.A.T. 2
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  fantasia > EpicaMedio Pollo (D)

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 15 de Febrero del 2008

Desde entonces este relato ha sido leido 1,593 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 18 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: fantasia > Epica
  Titulo:

Medio Pollo (d) Su padre llegó al poco de caer ella. De alguna forma sabía que esto ocurriría y entró en la habitación en silencio y sin parecer inmutarse. Se arrodilló al lado del cuerpo de su hija y lo abrazó con ternura. Miraba esos preciosos ojos, cerrados, con las pestañas pegadas por la sangre. Los fríos y delgados brazos, caían lánguidamente entre los suyos. Apenas era una marioneta en sus brazos. Silenciosas lágrimas caían de su rostro mientras acariciaba el rostro de su hija de pálida belleza. Nada había tan importante y hermoso en su vida como su hija, pero no se molestó en llevarla al hospital, aunque aún tenía algo de pulso. Se limitaba a mesar su pelo en silencio, a abrazarla y mecerla monótonamente. Sabía que esto ocurriría, que ella le juzgaría sin piedad. Llevaba años esperando el momento en que ocurriera. Quiso intentar que ella lo entendiera, pero no hubo forma. Si ahora ella viviera, tendría para siempre ese odio hacia su padre y hacia sí misma que la haría permanentemente infeliz. Creía más correcto que ella muriera, pues es lo que había decidido y tenía que respetar su decisión. Él hizo lo correcto en su momento, lo que las circunstancias le obligaron a hacer. Supo desde el primer instante que la otra posibilidad era inviable, era incorrecta y le mataría lentamente. No podía estar con la mujer que había matado a tantos inocentes, que había defendido ideas tan crueles. Y además, precisamente ella quiso que la matara para redimirse de sus crímenes. Sabía que había hecho lo que le dictaba su conciencia, por encima de sus emociones, de sus sentimientos más profundos. Poco importaba lo que él deseaba. Ahí había una decisión que tomar o jamás podría mirarse a sí mismo a un espejo. Ella le pidió que la liberara de su tormento y le ofreció el mayor regalo de todos como agradecimiento… Una hija, en la que volcar todo su amor, sanar todas las cicatrices de su alma. Sacar todo lo bueno que podía haber escondido en él. Pero su hija le había juzgado. Poco importaba todo lo que hizo por mostrarle su amor, su afecto. Era la persona a la que más quería, a la que más tenía en cuenta y sin embargo le había juzgado, injustamente a su parecer. Podía entenderla, podía entender su ira, su frustración cuando le había arrebatado algo tan preciado como una madre. La quería tanto, que era incapaz de no entenderla, fuera cual fuera su determinación. Pero ahí estaba, inerte en sus brazos, en una situación que el destino dictaba que ocurriría. Sabía que algo así iba a pasar, pero no quiso verlo. Quiso tener fe una vez más, luchar por algo hermoso, vivir por alguien y para alguien, después de tanto tiempo de soledad, de amargura, de desprecio por sí mismo y su entorno. Quiso ser feliz contra el destino impuesto años atrás, quizás desde su nacimiento. Ahora lo había perdido todo una vez más, pero esta era la definitiva. Jamás volvería a amar a nadie, jamás buscaría amistad. Ahora todo sería mera supervivencia hasta que llegara el día de su muerte. Asumió que la felicidad era imposible para él, que estaba destinada a otros. Que el mundo solo le podría ofrecer apenas unos placeres materiales. Ya no volvería a creer en nadie, ni a esperar nada de las personas. La vida es así, pensó. Y ya sería incapaz de sentir piedad, pues es lo que le atormentó durante toda su vida. Sin conciencia no había culpa. Y si había dejado morir a su hija en sus brazos ya nada le importaría. Durante tres días, estuvo abrazado al cuerpo de su hija en la penumbra, sin emitir un gemido o un lamento. La enterró en el jardín, en el que tanto trabajo puso. Plantó hermosas flores alrededor, que florecieron con la misma frescura que ella una vez tuvo. Nadie volvió a verle más.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios
 



Busca relatos


InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio



siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com

¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.