humor (1094)
    Chistes (398)
    Bromas (29)
    Parodias (203)
    Piropos (67)
    Fabulas (44)
    Citas y Frases (42)
    Sexuales (66)
    Hechos Reales (185)
    Asi soy yo.... (60)
   terror (2721)
    Pesadillas (256)
    Hechos reales (726)
    vampiros (599)
    Terror General (786)
    Espiritismo (125)
    Asesinos en serie (160)
    Teorias (69)
   fantasia (2151)
    Fantasia General (542)
    Romantica (770)
    Epica (233)
    Rol (182)
    Poesia (424)
   pruebas (0)
   criticas (885)
    Deportivas (37)
    Criticas de Cine (145)
    TV y Famosos (77)
    Literatura (49)
    Musica (76)
    Juegos (27)
    Duras (222)
    Generales (252)
   ficcion (1047)
    Ciencia Ficción (194)
    Futuristas (102)
    Snuff (67)
    Ovnis (27)
    Narrativa Libre (661)
 
 Top 5
    Grainstain.:Capítulo ..
    una aventura, la más ..
    La Feria del Diablo
    Martín,el chico más g..
    S. c.A.T. 2
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  fantasia > RomanticaLos amantes de Coín y Granada

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 12 de Abril del 2010

Desde entonces este relato ha sido leido 3,811 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 43 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: fantasia > Romantica
  Titulo:

Salió de Granada, por la puerta de Elvira, sobre la media noche. El jinete espoleaba su caballo a medida que dejaba atrás la ciudad, la Damasco de España, metrópoli de todas las ciudades de occidente, capital del reino que fundara Alhamar, con sus fuertes murallas, sus mil trescientas torres bermejas, palacios de encaje y filigrana, jardines en flor, fuentes de cristal, con su blanco caserío encerrado entre los ríos Darro y Genil, que se abrazan.

El jinete, de nombre Abindarraez, abencerraje granadino, iba camino de Coín, donde se encontraba su amor, la dama Jarifa, a la que había conocido al regresar de una lucha con los cristianos. La visitaba a menudo, a pesar de los peligros del camino. Cabalgó durante todo el día, y al siguiente, al caer la tarde, pasada Loja y el camino que faldea la montaña de Archidona, en el paraje que hoy se conoce como “Venta Cañada”, cayó preso de las tropas del Adelantado Rojas y fue encerrado en una torre del castillo de Cauche.

Al día siguiente fue trasladado al alcázar de Antequera y llevado a presencia del alcaide don Rodrigo de Narváez que, en su juventud destacó por su pericia militar en los campos de Baeza, en las cercanías de Alhendín y en las conquistas de Zara y Antequera.

El abencerraje, llorando, le dijo a don Rodrigo: No lloro ante la muerte, señor, ni por ser tu prisionero. Lloro porque han truncado la ilusión más hermosa de mi vida. Estoy enamorado de Jarifa, una doncella de mi raza. Nuestra boda debía celebrarse mañana en Coín. Por eso lloro, yo que jamás temblé ante ningún adversario.

Don Rodrigo le escuchó atentamente y se mostró humano y compasivo. Además, quiso poner a prueba la nobleza y el honor del joven granadino, para lo cual le dijo: Si sobre el pomo de tu alfanje juras que, pasados tres días de tus bodas has de volver a este alcázar para ser nuevamente mi prisionero, ve y celébralas. Quiero hacerte ver hasta donde llega la hidalguía y generosidad de los guerreros de Castilla.

-Así lo prometo, contestó emocionado Abindarraez, partiendo a continuación al galope.

En Coín lo esperaba inquieta su amada viéndole venir al fin por el camino de Cártama.

Las bodas se celebraron durante tres días, según la costumbre musulmana, y al joven le llegó la hora de volver a Antequera, según lo que había prometido.

Se lo contó todo a su mujer Jarifa que enmudeció de terror. Pero pasados unos momentos reaccionó y resolvió marchar con su esposo.

-He decidido unir mi esclavitud a la tuya, arrastrarme contigo por las cárceles cristianas hasta que Alá sea servido, pues más quiero la muerte que verme privada de tu compañía, dijo la joven.

Los amantes fueron recibidos por Narváez en el alcázar antequerano. El joven granadino le presentó a su esposa indicándole que ella había elegido compartir sus prisiones y mitigar sus tristezas.

El anciano alcaide escuchó atentamente y, tras meditar unos momentos, dijo: Eres todo un hombre de honor, un caballero. Castilla, a los hombres de tu temple no los encierra en la oscuridad de una torre. Al contrario, los exalta, los admira y los da a conocer al mundo. Tu esposa y tú sois libres desde este momento. Un salvoconducto mío garantizará vuestras personas de aquí a Granada o Coín.

Finalmente, los abrazó y despidió como  huéspedes de honor, enternecido y emocionado.



------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios
 



Busca relatos


InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio



siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com

¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.