humor (1094)
    Chistes (398)
    Bromas (29)
    Parodias (203)
    Piropos (67)
    Fabulas (44)
    Citas y Frases (42)
    Sexuales (66)
    Hechos Reales (185)
    Asi soy yo.... (60)
   terror (2721)
    Pesadillas (256)
    Hechos reales (726)
    vampiros (599)
    Terror General (786)
    Espiritismo (125)
    Asesinos en serie (160)
    Teorias (69)
   fantasia (2151)
    Fantasia General (542)
    Romantica (770)
    Epica (233)
    Rol (182)
    Poesia (424)
   pruebas (0)
   criticas (885)
    Deportivas (37)
    Criticas de Cine (145)
    TV y Famosos (77)
    Literatura (49)
    Musica (76)
    Juegos (27)
    Duras (222)
    Generales (252)
   ficcion (1047)
    Ciencia Ficción (194)
    Futuristas (102)
    Snuff (67)
    Ovnis (27)
    Narrativa Libre (661)
 
 Top 5
    Grainstain.:Capítulo ..
    una aventura, la más ..
    La Feria del Diablo
    Martín,el chico más g..
    S. c.A.T. 2
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  fantasia > RomanticaLa chica de la cabeza rapada

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 09 de Diciembre del 2008

Desde entonces este relato ha sido leido 3,522 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 32 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: fantasia > Romantica
  Titulo:

No hay en nuestra vida mayor consejera que la muerte, para darnos cuenta del gran valor que tiene nuestro existir. Y dentro de todo esto, está el amor. Nos pasamos la vida buscando una persona que nos quiera, que sea bella y buena a la vez, sin importarnos que realmente todos somos iguales y tenemos el mismo límite. Aún así, seguimos soñando e ignoramos a personas con apariencia distinta a la nuestra y preferimos una pareja guapa a una que nos quiera. Mi caso es muy extraño, sufrí un accidente de automóvil horrible e ingresé en un hospital para recuperarme. Allí estaba ella, ojos castaños y redondos, "pelo" largo y liso moreno y una bata propia del hospital donde yo estaba rehabilitándome y en donde, mientras yo iba en mi silla de ruedas, pasaba de frente a mí. Afortunadamente, conseguí acercarme a ella en el momento en el que estaba sacando de una máquina una botella de agua. - Hola. - Hola- me siguió. - Me gustaría invitarte a esa botella. Ella sonrió, era un acercamiento tonto, pero desde ese momento, no nos separamos. Desde entonces, nos veíamos allí en el hospital y hablábamos, nos tomábamos a humor mi estancia en la silla de ruedas, y un día, yo no pude evitarlo y se lo pregunté: - ¿Y tú, por qué estas aquí? Se le armaron las lágrimas y se quedó en silencio. - Lo siento- me arrepentí de lo dicho. - No, no importa. Tengo un tumor en el estómago y estoy aquí haciendo quimioterapia. Se quitó sus bellos pelos, tenía la cabeza tan redonda y rapada que me quedé impresionado. - Supongo que ya nos querrás verme más- dijo, apartando la mirada. Me acerqué a ella y le agarré la muñeca izquierda y ella me miró fijamente a los ojos. - ¿Cómo no voy a querer verte más? estoy enamorado de ti. Ella se apartó y nerviosa dijo: - ¡No! debes olvidarte de mí. - Pero no puedo. - Sí, puedes, busca a otra. - Jamás, no la querré tanto como a ti. Ella se acercó de nuevo y me miró otra vez fijamente a los ojos. - Un día moriré, los médicos me lo han dicho y entonces sufrirás por mí y yo no querría eso. Me quedé en silencio, mientras ella se iba a la puerta del final del pasillo y finalmente le exclamé: - Prefiero asumir ese riesgo, prefiero vivir poco tiempo contigo a vivir una eternidad sin ti. Noté cómo lloraba y estaba parada, se dio la vuelta y yo me impulsé así a ella, le invité a besarnos y fue el mejor beso de mi vida. Estaba esperanzado en que se salvaría, aunque fuese un milagro, y viviríamos muchos años felices y yo estaría de nuevo caminando con ella por las arenas de las playas. Me equivoqué, justamente cuando pude caminar me informaron de una horrible noticia, ella había muerte. Yo la miraba fijamente, su cuerpo tendido en la camilla y mis lágrimas salieron fuertemente, no me podía controlar y mi familia y médicos me intentaba consolar. Nunca la olvidaré y sobretodo le doy la gracias al destino por haberme cruzado con ella, pues como ya dije, la muerte nos hace disfrutar más fuertemente del amor.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios
 



Busca relatos


InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio



siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com

¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.