humor (1094)
    Chistes (398)
    Bromas (29)
    Parodias (203)
    Piropos (67)
    Fabulas (44)
    Citas y Frases (42)
    Sexuales (66)
    Hechos Reales (185)
    Asi soy yo.... (60)
   terror (2721)
    Pesadillas (256)
    Hechos reales (726)
    vampiros (599)
    Terror General (786)
    Espiritismo (125)
    Asesinos en serie (160)
    Teorias (69)
   fantasia (2151)
    Fantasia General (542)
    Romantica (770)
    Epica (233)
    Rol (182)
    Poesia (424)
   pruebas (0)
   criticas (885)
    Deportivas (37)
    Criticas de Cine (145)
    TV y Famosos (77)
    Literatura (49)
    Musica (76)
    Juegos (27)
    Duras (222)
    Generales (252)
   ficcion (1047)
    Ciencia Ficción (194)
    Futuristas (102)
    Snuff (67)
    Ovnis (27)
    Narrativa Libre (661)
 
 Top 5
    Grainstain.:Capítulo ..
    una aventura, la más ..
    La Feria del Diablo
    Martín,el chico más g..
    S. c.A.T. 2
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  humor > BromasLA SUERTE DE UN BURÒCRATA.3er Capìtulo de La R.C.

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 29 de Abril del 2008

Desde entonces este relato ha sido leido 4,542 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 24 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: humor > Bromas
  Titulo:

Aqui les envìo el tercer capìtulo de La Ruta Crìtica de Karlos Navarro. Subtìtulo : La Suerte de un Buròcrata. Un abrazo. Luis LA RUTA CRÌTICA DE KARLOS NAVARRO Capítulo III La Suerte de un burócrata. Fidencio Ichipara Vasconcelos es un funcionario público de una institución del Estado. De 48 años. Medio blanco, regordete, bonachón.Pelo liso, chirizo. De 5.2 de estatura y 160 de peso. Reflejando una dominical y descomunal goma, se encontraba atendiendo en su despacho. Con los ojos de cusuco levantó la cabeza, después de garabatear un escrito a mano con lápiz de grafito y se dirigió al joven que tenía enfrente: -“Tu nombre…”- sonó el vocerròn del burócrata. -“Alicio “ -“¿Qué?” -“Alicio Menocal Klain.” El sudor era notable en todo el rostro del burócrata. Se levantó del sillón y sacó una toallita de esas que venden a dos pesos en los buses y se restregó la cara con las dos manos. Luego la dobló y la regresó a la bolsa trasera del pantalón. -“Mirà no atrases. ¿Ese es tu nombre artístico?” -“No señor. ¡Y por favor no me esté matizando o le doy de trompadas!”- Fidencio no la pensó dos veces y retomó su autoridad – “Ya, ya, ya. Ordenémonos. Si no tenès cédula esperà allá en aquella silla. Yo te aseguro que pronto te vuelvo a llamar. ¡El siguiente!” Alicio de 26 años, 6.9 de estatura y 150 libras de peso. Blanco, pelo amarillo. De brazos largos y fibroso; con el pelo largo hasta los hombros. Vestido con un pantalón color azul marino, tela sincatex, al estilo “pescador”, o sea, le llegaba hasta la rodilla. Con una camiseta pequeña, color amarilla y sin mangas. Y unas chinelas de gancho de hule, polvosas. Tomó asiento y juntas las manos protegían un bolsito-cartera de colgar. Volvía la cabeza en forma de paneo: de izquierda a derecha y viceversa. Con los ojos de bujía, para ver quién entraba y salía de aquella oficina que parecía una pocilga. Bolsas vacías de agua helada en la entrada. Las paredes sucias. Y un póster del presidente Enrique Bolaños dominaba la escena. Unas silletas del tiempo de matusalén. No había aire acondicionado. Y, el calor de abril era insoportable. Las moscas planeaban sobre la humanidad de los presentes. El cpf (vigilante) estaba a la entrada sosteniendo un radio pequeño mientras volvía la mirada a todos lados. Y, al unísono, la Dorita, Pichinguìn, Don Otto de la Rocha y Pipo exhortaban al pueblo desde los estudios de La Nueva Radio Ya- “¡Jodido, no despalen los bosques! ¡No contaminen el agua ! ¡No tiren la basura en todos lados, cochinos! ¡¡¡, Cuidemos la Tierra!!!!” En la oficina de Fidencio era notoria la inmensa fila de gente que llegaba de todos los barrios de Managua a buscar pegue. Llegó un tipo de unos 23 años, mestizo, con una camisola blanca y un short tipo cholo. La cabeza rapada y unos zapatos tenis. Todo su cuerpo estaba tatuado. En la parte izquierda de la cara tenía un dibujo de una araña pequeña. Y una lágrima en la derecha. Y en la frente, el símbolo de peace and love. Aquel burócrata pegó un madre salto cuando lo vio de cerca.-“¡Hay, madre mía. Me va a dar un infarto aquí…! “ El cholo no se inmutó y soltó una vocecita toda rara- “¿Tiene jale para mí?” Fidencio: “Lo siento hijo, para usted no hay nada…”- Acto seguido el cholo lo agarró del pescuezo con una rapidez y fuerza del diablo que dejó a todo mundo desconcertado. Mientras aquel regordete soltaba un sonido-:” Aagghh…no me mate…”- La gente salió en estampida de la oficina y el cpf también dejando en el suelo el pequeño radio que en ese momento sonaba una canción- “¿Porque me dejas con el alma entristecida?, ¿porque me dejas y te alejas de mi vida…?” Solamente Alicio quedó sentado en la silla. Mientras el cholo tenía agarrado al gordote del pescuezo-:” ¡Quiero que me den una oportunidad, tengo hijos que mantener!” – Fidencio seguía emitiendo el sonido de sufrimiento:” Aaagghhh…”- El cholo soltó al burócrata y lo dejó caer en su asiento. Estaba medio morado, como el color de una aceituna. Pero lo soltó porque Alicio le diò un tremendo cachimbazo; tipo machetazo, con la mano derecha en el centro del coco! El cholo quedó tendido en el piso. Después llegaron otros cpf y se lo llevaron. De acuerdo a los vigilantes, éste tenía dos semanas de haber regresado, forzosamente a Nicaragua procedente de Los Ángeles, California. El burócrata se puso de pié, sobando la garganta con las dos manos y girando los ojos, quería decirle algo a su protector: Alicio. Éste le agarró la seña y le llevó un vaso con agua. Después de recobrar la lucidez, el gordote salió de su “área burócrata “y se le acercó: “Gracias, te debo una. Te invito a almorzar en un lugar especial de Managua. ¿Qué te parece?” Alicio: “Es que no tengo plata. Estoy mal vestida…”- “No importa. Vamos en un taxi”- replicó Fidencio. Ambos salieron y en la pista abordaron un taxi directo al Bar-Comedor LA CUEVITA (frente a la UNI). Allí almorzaron lomo de res (relleno), acompañados de papa, arroz integral, tostones y una suculenta ensalada. Para celebrar pidieron un Vodka con jugo de naranja. Aliciò relató que su padre era un europeo medio hippie, mochilero que anduvo por Nicaragua en la dècada de los ochenta. Que su mamá era una mujer sencilla del sur del paìs. Que su padre no se enterò cuando naciò y que no lo inscribiò en el Registro Municipal. Que habìa estudiado en la universidad traducción e intérprete de Inglés y Francés. Que había aprendido a cocinar trabajando en varios hoteles de Costa Rica y Europa. Que tenía cinta negra en Karate y que había aprendido boxeo tailandés. Y que había regresado palmado a Nicaragua, pues su novio noruego se había largado con una tica. De pronto entró Karlos Navarro. Fidencio:” ¡Karlitos con K, ¿cómo has estado? ! Tomà asiento, acompáñanos. Te presento a mi amiga…” Navarro:” Bien hombre. Mucho gusto. ¿Qué celebran ahora…?” Fidencio:” ¡Me salvó la vida!” Navarro:” ¿No tenès otra amiga como ella que me salve la vida ¿? “ Fidencio:”Ya, ya, todo a su tiempo Karlito con K. “ Navarro llamó a Alberto. Le pidió una canción de Silvio Rodríguez y un litro de Toña. Pero Fidencio y Alicio le solicitaron que los acompañara con el Vodka y pidieron otro vaso. Navarro:” ¿A qué te dedicas? “ Alicio: “Soy miembro activo del END: “ Navarro:” ¡¿Sos periodista de El Nuevo Diario?!” Alicio:” No. Soy uno más del Ejército Nicaragüense de Desempleados. ..” Navarro: “Ah, ya veo. Yo imparto clase en la universidad. Puedo ayudarte a que sigas estudiando.” Alicio:” Gracias. Es usted muy gentil. Ya estudié suficiente. Soy traductor e intérprete de idiomas.” Navarro:” ¿Qué idiomas ¿? Yo también hablo ruso.” Fidencio:” ¡Ya, ya,cambiemos de tema. Me estoy quedando fuera de la chingada conversación.” En el ambiente de LA CUEVITA sonaba la canción – “Te molesta mi amor, mi amor sin antifaz…” Navarro empinaba el vaso con Vodka y quedaba viendo fijo a Alicio. Mientras Fidencio, un poco mareado, lo acariciaba. En eso Navarro soltó la pregunta-:” ¿Te gusta bailar?”- Alicio: “Me fascina. Todo lo que es techno, mùsica electrónica, salsa merengue…” Navarro:” A mi también. Esa es la música que yo bailaba en España… Sos bien alto. ¿Cuánto medís? “ Alicio:” 6.9 de estatura. Creo que salí a mi padre, aunque nunca lo conocí.” Navarro:” Ponète de pié, quiero ver.” Entonces, ambos se pusieron de pié y se midieron, pegando la espalda y nalga con nalga. Con las manos corroboraban tocándose la cabeza. Los parroquianos que estaban cerca gritaron- :” ¡Qué bailen que bailen!!!” Navarro y Alicio regresaron a sus asientos y siguieron la charla, ignorando la solicitud de sus fans. Navarro: “Cerca de aquí hay un a discoteca de gays. Es un lugar tranquilo.” Alicio:” ¿A donde vos?” Navarro:” Antes de llegar al Hotel Intercontinental, doblas a la izquierda una cuadra abajo y media cuadra hacia el lago. A mano derecha.” Alicio:” Ay, yo quiero bailar. Vamos…” Navarro:” Yo no puedo. A las 7:00PM tengo clase. Y mañana, tengo que salir a correr. Vivo en Jinotepe.” Alicio:” Quédate y mañana te acompaño a correr.” Fidencio reaccionó. Hizo un sonido como queriendo hacer burbujas. Se puso de pié, alzando el vaso lleno de vodka:” Karlito con K. Hàga una excepción. Hasta ahora que nos volvemos a encontrar. Especialmente ahora que está aquí la mujer que yo quiero. ¡Salud! “ Navarro:” Bueno, pues. Voy hacer una excepción por hoy.” A las 8:30 PM partieron hacia la discoteca. Abordaron un taxi frente a la UNI. Después de pasar la entrada principal del Hospital Militar se quebró el eje del carro-taxi. Los tres pasajeros salieron asustados. De pronto se vieron rodeados de varios transexuales.-:” No se preocupen, venimos a ayudarles a salir de esta conmoción. ¿A dónde se dirigen?” Navarro: “Vamos a la discoteca de los gays.” Transexuales:” ¿Y por qué no nos invitan, verdad chicas?” Fidencio:” Vàmonos, puej. Karlitos con K y yo pagamos! “ Y toda la pelota se perdió en la oscuridad, gritando, cantando, rumbo a la discoteca a bailar. Clase de alucìn! 23/04/2008


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios
 



Busca relatos


InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio



siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com

¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.