humor (1094)
    Chistes (398)
    Bromas (29)
    Parodias (203)
    Piropos (67)
    Fabulas (44)
    Citas y Frases (42)
    Sexuales (66)
    Hechos Reales (185)
    Asi soy yo.... (60)
   terror (2721)
    Pesadillas (256)
    Hechos reales (726)
    vampiros (599)
    Terror General (786)
    Espiritismo (125)
    Asesinos en serie (160)
    Teorias (69)
   fantasia (2151)
    Fantasia General (542)
    Romantica (770)
    Epica (233)
    Rol (182)
    Poesia (424)
   pruebas (0)
   criticas (885)
    Deportivas (37)
    Criticas de Cine (145)
    TV y Famosos (77)
    Literatura (49)
    Musica (76)
    Juegos (27)
    Duras (222)
    Generales (252)
   ficcion (1047)
    Ciencia Ficción (194)
    Futuristas (102)
    Snuff (67)
    Ovnis (27)
    Narrativa Libre (661)
 
 Top 5
    Grainstain.:Capítulo ..
    una aventura, la más ..
    La Feria del Diablo
    Martín,el chico más g..
    S. c.A.T. 2
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  ficcion > FuturistasFuturescop 2

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 18 de Diciembre del 2008

Desde entonces este relato ha sido leido 1,917 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 29 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: ficcion > Futuristas
  Titulo:

Sonia Trez era una chica morena, ojos castaños, pelo largo y liso, era delgada y alta, además de una gran hermosura. Su padre era Javier Trez, un simple trabajador de maquinaria agraria, y su madre era Gema Lozano, oficinista de una empresa agraria. Su padre le contaba a menudo una historia, decía que él viajó al futuro y que la conoció cuando era ya una mujer, y no dejaba de hablarle de una tal organización Futurescop, de Conez, de un tal Villanet, a pesar de esto, Sonia no se interesaba po el tema y más aun cuando su padre le decía que ella trabajaba para la organización. Su sueño era ser directora de orquesta y profesora de música, ¿cómo iba a trabajar en una organización qué se dedicaba a viajar por el tiempo y mantener el orden? Si ella no se veía capaz de empuñar un arma y disparar a otra persona, ya fuese muy mala. Pero un día ocurrió algo increíble, Sonia entonces se dirigía a la universidad, un lunes a las 8 de la madrugada, para ello, debía de usar el tásensor, un vehículo que al principio tenía la forma vertical de un ascensor, pero al subirse, se tumbaba dejando a los pasajeros horizontalmente, ni tan siquiera se notaban que estaban tumbados, debido al sistema anti-gravitario. El tánsesor alcanzaba una velocidad de 120 kilómetros por hora, y dejaban a los pasajeros, a unas grandes distancias de recorrido, en poco tiempo. El tánsesor, llegó a su destino, Sonia bajó, y caminaba entre la muchedumbre, en frente de ella se acercaba un chico, era moreno, pelos un poco rizado, ojos castaños y miraba fijamente a Sonia. Ésta no apartaba la mirada tampoco de él, y el chico se disponía a decirle algo, ante los pocos nervios de Sonia, que se alegró a ver el movimiento de aproximación hacia ella. - Hola- decía el chico. - Hola. - ¿Tú eres Sonia Trez, verdad?- preguntó el chico. - Sí, ¿cómo lo sabes? - Si te lo digo no te lo crees. - Dímelo, he escuchado muchas cosas- dijo Sonia suspirando. - Está bien, vengo de otra época- dijo el chico. - ¿Lo ves?, eso ya lo he escuchado muchas veces, que si futurescop, Conez, Villanet, etc, etc. - Pues es hora que lo veas con tus propios ojos- le insinuó el chico. - ¿Cómo? - Vamos a viajar por el tiempo. - Jajaja. - En serio, ven y te lo demuéstrale- dijo el chico. - Venga vamos, ¿llamamos a la NASA o rezamos a Dios para viajar?- dijo burlona Sonia. - Mejor, usamos este reloj- dijo el chico enseñándole el reloj. - Sí, ya sé que vamos justo de tiempo… - No es broma- el chico le agarró la mano, e inmediatamente todo el alrededor se volvió lleno de luces de todos los colores. Sonia quedó alucinada, y chico sonrió mientras viajaban por el túnel del tiempo. - Apropósito, mi nombres es Pedro Mango. - Encantada, ¿a dónde vamos? - Ahora lo comprobará. Sonia apareció en una enorme sala de un edificio con muchas tecnología y ordenadores, había muchas personas que vestían de azul metálico y con gafas de sol del mismo color, incluso ella misma vestía de esa manera. Un hombre se acercó a ella y le dijo lo siguiente: - Creo que Javi a cambiado el futuro, a destrozado la máquina. - ¿Qué máquina, qué Javi?- preguntaba Sonia. - La máquina del tiempo, Javi Trez… ¿qué te ocurre? - ¿Javi Trez, mi padre? - Sí, pero no lo digas muy alto, ¿o ya no quieres ocultar qué es tu padre? - ¿Ocultarlo, por qué?- preguntó Sonia amnesiada. - No hay quien te entienda, Sonia- dijo el hombre. - ¿Tú quién eres?- preguntó Sonia. - ¡hay!, Jonás Sendal para los amigos, -le dio la mano a Sonia con gesto bromista- que ganas de cachondeo tienes hoy. Te iré a por un café. Jonás se marchaba caminando entre las demás personas de la sala, hacia el norte. - ¿Lo ves? Eres Sonia Villanet, un agente superior de Futurescop. - Es lo que decía mi padre- dijo Sonia mientras veía alejarse a Jonás - Sí, él lo había vivido todo. - ¿Y tú cómo lo sabes todo?- miró Sonia a Pedro esta vez. - Te lo contaré todo: “Conocí a un gran amigo de tu padre, Mauricio Conez, que tuvo sus problemas con tu padre, y que de amigo pasó a enemigo, Conez quería matarlo. Tu padre inventó la máquina del tiempo, y Conez colaboró con él, pero debido a la codicia, Conez quiso matarlo. Construyó tres relojes del tiempo, uno de ellos fue robado por Futurescop y otro lo tiene el propio Conez. Yo consegí apodelarme del tercero. Sabía que mi reloj , algun día dejaría de funcionar, por eso mismo cambiar el sistema de reloj y le hice unos “arreglos”. Gracias a mi sistema, no solo puedo viajar por el tiempo, sino que me mantengo en otro universo paralelo, es por ese motivo, que nadie, salvo tú, me ven. Sonia te elegido a ti, porque te he seguido y sé lo importante que serás; para compartir un gran secreto, el misterio que desde el tiempo lleva buscando el hombre, la creación del universo, ¿po qué estamos aquí y para qué? Te envito a verlo” Sonia viajó de nuevo por el tiempo con Pedro Mango. Sonia se despertó, y yacía sentada en el suelo, apoyando su espalda sobre la pared de la universidad. Un chico se acercó hacia ella. - ¿Estás bien?- preguntó el chico, preocupado. - Sí, no es nada- le dijo ella. - Será mejor que te envite a algo, te veo palida- dijo el chico. - Vale, gracias. - Por cierto, mi nombre es Jonás Sendal- dijo el chico mientras caminaban juntos. Sonia sonrió. - Yo Sonia Trez, sospecho que esto va a ser el principio de una gran amistad. Sonia le contaban a las personas, que quizás vivamos en un universo más sencillo de lo que vemos y tal vez, existan formas de vida superiores a la nuestras, y no esten vigilando y jamás nos hayan olvidado.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios
 



Busca relatos


InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio



siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com

¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.