humor (1094)
    Chistes (398)
    Bromas (29)
    Parodias (203)
    Piropos (67)
    Fabulas (44)
    Citas y Frases (42)
    Sexuales (66)
    Hechos Reales (185)
    Asi soy yo.... (60)
   terror (2721)
    Pesadillas (256)
    Hechos reales (726)
    vampiros (599)
    Terror General (786)
    Espiritismo (125)
    Asesinos en serie (160)
    Teorias (69)
   fantasia (2151)
    Fantasia General (542)
    Romantica (770)
    Epica (233)
    Rol (182)
    Poesia (424)
   pruebas (0)
   criticas (885)
    Deportivas (37)
    Criticas de Cine (145)
    TV y Famosos (77)
    Literatura (49)
    Musica (76)
    Juegos (27)
    Duras (222)
    Generales (252)
   ficcion (1047)
    Ciencia Ficción (194)
    Futuristas (102)
    Snuff (67)
    Ovnis (27)
    Narrativa Libre (661)
 
 Top 5
    Grainstain.:Capítulo ..
    una aventura, la más ..
    La Feria del Diablo
    Martín,el chico más g..
    S. c.A.T. 2
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  humor > SexualesArdor a dúo!

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 08 de Abril del 2010

Desde entonces este relato ha sido leido 21,369 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 152 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: humor > Sexuales
  Titulo:

¿Cuánto hace que la conocí?, días, meses, desde el primer momento, mi corazón latió con más fuerza, desbocado, desordenado, disparatado, como mis sentimientos, siempre tuviste ese algo especial para mí, esa belleza natural y salvaje, en ocasiones primitiva.... pero dulce y cariñosa.

El día que te conocí, recuperé el deseo, la lujuria, si Dios existe, ya estaré condenado por toda la eternidad, por disfrutarte por primera vez, ayer noche, no se describir lo que pasó entre las sábanas, tal vez fueran las copas que nos tomamos antes, el paseo a la luz de la luna llena, a la orilla del mar, que bañaba nuestros pies, haciéndonos sentir el frío en nuestros ya cálidos cuerpos.

No recuerdo las horas, no existía el tiempo, no había un reloj que marcara las horas, fue una experiencia atemporal, nunca unos dedos ajenos, recorriendo mi mano, mi brazo y mi mejilla me hicieron sentir esa tentación, parecíamos dos colegiales, acelerando el paso hacia tu casa, conscientes de lo que hacíamos, precipitándonos hacia el pecado. ¡dulce pecado!

Cuando pestañeé la conciencia me hizo ver que ya estábamos en tu apartamento, por primera vez, eramos dos animales, seducidos por el deseo, me tiembla la mano.
Por fin roza tu espalda, esta fría, y siento como te estremece esa caricia, lo se por como me arrancas mi ropa, como has temblado, me hallo disfrutando del momento, nervioso como un adolescente que se enfrenta a su primera vez.

Te vuelvo a observar, el pelo revuelto, ese brillo en tus ojos, te muerdes el labio inferior, carnoso, dulce, siento el calor del deseo en tus ahora sonrosadas mejillas.

No puedo, y no quiero, evitarlo, mis labios se entremezclan con los tuyos, mi lengua los atraviesa, se mezcla con la tuya, nuestros cuerpos se rozan, desnudos, caemos en la cama, nos rendimos a la pasión, no existe el frío, no existe el invierno, no existe nada que no sea tú y yo, solo existe el nosotros, me lo imaginé muchas veces, pero tu cuerpo es aún más perfecto de lo que soñaba, tus pezones, apretados contra mi pecho, duros pero tiernos y suaves.

Mientras, mis manos comienzan a navegar en el mar en el que estoy naufragando, en esos muslos, de tersa piel, que se abren, dejando que las yemas de mis dedos, comiencen a acariciar tú intimidad, con un suave movimiento, noto la humedad, estabas empapada, y no podíamos parar, mientras mi lengua juguetona con tus aureolas y mi mano tenía esos movimientos dulces y recios sobre ti, comienza a surgir de tu garganta un gemido tras otro, lo que acrecenta mi deseo aún más, mientras con mi otra mano, acaricio tu cuello, por donde surgen esos gemidos, y los siento vibrar en mi palma mientras el ambiente se sigue caldeando, la respiración se hace anárquica.

No tardas en tomar el mando, en sujetarme las manos, inmovilizarme, mientras te acomodas encima de mí, es como una sábana de seda que me va recorriendo todo el cuerpo, es cálido, reconfortante, te balanceas arriba y abajo, la presión de tu mano sobre mi pecho, es cada vez más fuerte, tus movimientos más rápidos, siento una gota de sudor que recorre mi hombro y se desliza poco a poco hacia las sábanas, estoy perdiendo la cabeza, pierdo la razón.

No puedo pensar en nada más, el placer comienza a llenar todo mi cuerpo, a medida que te mueves encima de mí, pero no puedo evitarlo, necesito saborearte más, ahora eres tú, tumbada en la cama, inocente pero lasciva, mientras tus muslos vuelven a abrirse, siento como me llaman, y es irrefrenable, mi lengua también saborea ahora, tus labios inferiores, húmedos, palpitantes en boca, intentas ahogar un pequeño grito, mezcla de sorpresa y placer, pero no puedes evitarlo, siento como se arrugan las sábanas bajo tus manos, cuando te agarras a ellas.

Me miras, y no necesitas hablar, puedo sentirlo igualmente, cuando mi falo vuelve a introducirse en tu cuerpo, pero ahora es mi cuerpo quien comienza a marcar el ritmo al que juegan tus caderas y las mías.

Comenzamos a disfrutar plenamente, tus nalgas se aprietan y tus senos se ponen al alcance de mi boca, mientras tu cuerpo vibra con la emoción del momento, el roce de mi pene contra tu vagina empieza a ser completo, me abrazas con tus piernas fuertemente la cintura, para que tu vulva húmeda y tú clítoris reciban aún más una fuerte estimulación, tus piernas en mis hombros, y ahora ni tú ni yo queremos reprimir los gritos de gozo que nos llevan a la cima del orgasmo.

Mientras el corazón quiere recuperar su propio ritmo, nuestros calientes y sudorosos cuerpos llegan al momento del ansiado reposo, yaciendo el uno junto al otro entre tus sábanas que ahora son cómplices de estos dos animales en celo.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios
 



Busca relatos


InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio



siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com

¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.